17 noviembre 2008

DEL AMOR, CRECIMIENTO, ENTUSIASMO (Batido de AGUACATE)


Había una vez un gusano que se había enamorado de una flor.
Era por supuesto, un amor imposible, pero el animalito no quería seducirla ni hacerla su pareja. Ni siquiera quería hablarle de amor. Él solamente soñaba con llegar hasta ella, y darle un beso. Un solo beso.
Cada día, y cada tarde, el gusano miraba a su amada, cada vez más alta, cada vez más lejos. Cada noche soñaba que, finalmente, llegaba a ella y la besaba.

Un día, el animalito decidió que no podía seguir soñando cada noche con la flor y no hacer nada para cumplir su sueño. Así que, valientemente, avisó a sus amigos, los escarabajos, las hormigas y las lombrices, que treparía por el tallo para besar a la flor.
Todos coincidieron en que estaba loco, y la mayoría intentó disuadirlo, pero no hizo caso. El gusano llegó arrastrándose hasta la base del tallo y comenzó la escalada.

Trepó toda la mañana y toda la tarde, pero cuando el sol se ocultó, sus músculos estaban exhaustos.

- "Pasaré la noche agarrado del tallo, y mañana seguiré subiendo. Estoy más cerca que ayer", pensó, aunque sólo había avanzado diez centímetros y la flor estaba a más de un metro y medio de altura.

Sin embargo, lo peor fue que, mientras el gusano dormía, su cuerpo viscoso y húmedo resbaló por el tallo, y por la mañana el gusano amaneció donde había comenzado un día antes.

Miró hacia arriba y pensó que debía redoblar los esfuerzos durante el día y aferrarse mejor durante la noche. De nada sirvieron las buenas intenciones. Cada día, el gusano trepaba, y cada noche, resbalaba otra vez hasta el piso. Sin embargo, cada noche, mientras descendía sin saberlo, seguía soñando con un beso deseado.

Sus amigos le pidieron que renunciara a su sueño, o que soñara otra cosa, pero el gusano sostuvo, con razón, que no podía cambiar lo que soñaba cuando dormía, y que si renunciaba a sus sueños, dejaría de ser quien era.

Todo siguió igual durante días, hasta que una noche que el gusano soñó tan intensamente con su flor, que sus sueños se transformaron en alas... y a la mañana el gusano despertó mariposa, desplegó las alas, voló a la flor... y la besó. (Anónimo que yo sepa)

BATIDO DE AGUACATE de él y para él

INGREDIENTES:
Leche
Agua fría o cubitos de hielo
Aguacate

Azúcar



NOTA: Por un "chivatazo" muy fiable, anuncio que la próxima vez le añadiré agua de rosas. Cualquier otra aportación-idea-sugerencia estaré encantada de escucharla.

12 comentarios:

Ana dijo...

Me ha encantado tu narracción, es preciosa y nos hace reflexionar. Es importante seguir tras un sueño, aunque sea una químera, las circunstancias pueden transformarse y hacer posible lo imposible. La presentación de tú batido de Aguacate, demuestra la misma sensibilidad que has puesto en la narracción. Saludos.

Adormidera dijo...

Hola, Ana, bienvenida y encantada de conocerte.
A mí también me pareció una narración con mucho fondo pero tengo que aclarar que no es mía, ¡ya quisiera! De hecho fue algo que guardé para un amigo, porque todos hemos sido alguna vez gusanos, pero hay personas que ponen tanto esfuerzo que no merecen sino convertirse definitivamente en mariposa.

Muchas gracias por tu visita y por tu comentario. A mí también me ha gustado la presentación, salió sin cambiar ni una vez la idea inicial que tenía... inspiración otoñal, imagino.

Un saludo y gracias de nuevo.

Juan dijo...

Adormidera, tu cuento me ha gustado mucho. Es muy profundo, aunque pueda parecer otra cosa. Si no tenemos sueños ¿qué somos? Un sueño te hace ver la vida de otra forma. Unas veces esos sueños son inalcanzables, en otras, quizás se cumplan, pero sin sueños la vida sería muy monótona.
Y por supuesto sin tus recetas también. Este batido lo hacía mucho mi madre.
Saludos

Adormidera dijo...

Hola, Juan
A mí jamás se me hubiera ocurrido un batido de aguacate, y eso habiendo vivido siempre rodeada de ellos.
Nos limitamos a los usos más habituales y siempre en salado.

Pero el otro día un invitado lo hizo en casa, y desde entonces tenía pendiente decirle al resto del mundo que no ha tenido el placer, ¡que lo pruebe! A mí me parece un regalo maravilloso aunque no sea capaz de tomarme sino un poco.

En cuanto a los sueños... está dicho todo. Alguien me preguntó hace nada, "¿cuando no consigues lo que deseas, siempre te enfurruñas?". Entonces no supe bien qué responderle, aunque era consciente que no todos los sueños fracasados me pesan igual. Que a veces unas pequeñeces llegan para sustituir otras. Que en mi mundo particular se renuevan a cada paso, pero que son tan sencillos que casi no tengo que aprender a volar.
Aunque... quién sabe... igual hay por ahí alguna rosa bien pinchuda (léase cardo borriquero) a la que me cuesta más llegar, que me mantiene despierta y aguijonea la imaginación para fabricar escaleras aunque sean de pajucos secos, y así volverlo a intentar.

Un abrazo

Anxiños dijo...

Hola! estoy encantada de que visites mi blog y de que te guste pero siento decepcionarte.....no soy Anxos la del bebito!!! no tengo ningún bebito!! :( Pero visítame de todas formas!!jeje BESOS

Rosa dijo...

Que bonito ese relato. Y el batido de aguacate... suena bien esta receta.
Saludos

mesilda dijo...

Hola,gracias por tu visita y comentario,me gustan mucho las recetas tipicas de cada region,ya veo que tu tanbien tienes de tu tierra,que nombre mas lindo isla bonita se guro que vale la pena visitar,me ha gustado mucho tu relato y visitar tu blog.
besos y asta pronto.

picapusa dijo...

Que bonita historia, es muy importante tener sueños, ilusiones, metas... si dejamos de tenerlas, se acaba la vida.
El que se consigan o no , no siempre depende de que te salgan alas.
Y dejo de divagar sobre la historia porque me sale la vena pesimista y no quiero .

El batido es muy rico , me gusta para probarlo en vasitos pequeños , lo voy a tener en cuenta , me lo anoto.
besos adormidera.

Adormidera dijo...

Anxiños, que te había confundido con una Anxos que conocí en kn. Igualmente encantada por este encuentro contigo, que ya te dije como me gusta lo que me gusta tu blog.
Ya te seguiré por esos caminos y tú tienes las puertas abiertas, por supuesto, siempre que quieras.
Saluditos

Adormidera dijo...

Rosa, Mesilda, encantada de verlas por aquí. Muchísimas gracias por perder su tiempo con mis cosas.

Mesilda, sí, hay cosas de mi isla, y más que irán saliendo a medida que se hagan en casa. Entre otras cosas para no olvidarlas yo misma, que con los años me estoy volviendo más despistada si cabe.
Y si tienes ocasión, no pierdas oportunidad de conocer la isla bonita, verde o corazón, pero al ir a la agencia, pide La Palma, Canarias, que a saber donde te podrían mandar.

Adormidera dijo...

Picaniña... yo me estoy dando cuenta últimamente que lo que queda en el olvido un buen día, de repente puede volver a resurgir. Que los sueños se pueden retomar tiempo después, en cualquier momento que uno quiera ponerle ganas. Otra cosa, como tú bien dices, es que se consigan, pero... y lo bonito-estimulante del camino mientras se intenta o se sueña?

En cuanto al batido, yo tb voto por el vasito pequeño. Esa copa en concreto es enorme, y yo me tomé nada más que un chupito. Para raciones, vale con algo chiquito, a menos que sea uno que yo me sé el que se la vaya a tomar, que un copón entero le parecerá poco.
Ya empecé a probarlo con distintas combinaciones, pq para mí es un postre ideal. Al menos ideal para los que tengan un gusto parecido al mío.
Un besazo

MolyGalicia dijo...

Pues...no sé casi como escribir...me he quedado con las emociones a flor de piel...vamos como para tomarme ese precioso batido lleno del color del campo....
Precioso relato que me ha recordado tiempos que no deseo que vuelvan....en los que gracias a los sueños podía vivir en un mundo mejor tranquilo, en calma...como en que ahora vivo....


Besiños linda