04 noviembre 2008

MÁS DE INFLUENCIAS (Pescado o verduras en salsa de ostras)

Rarísima vez me sale copiar una receta tal cual. Inconscientemente casi tiendo a añadir o quitar, pero sí me gusta reconocer las influencias, y agradecer por lo que me transmiten.
Un blog que me encanta, no sólo por lo que comparte a nivel culinario, sino por la ternura y el amor con que habla de esas otras regiones tan lejanas cultural y geográficamente a las nuestras, son los Cuadernos de Cocina Oriental de Guru Masala,
Es fácil colarse en su mochila y dejarse llevar, él se deja cargar con el peso, y así atrapar en nuestra desacostumbrada nariz aires y aromas que siempre nos sorprenden.
Desde hace un tiempo, la salsa de ostras de los chinos me gustaba, así que cuando vi que hacía una ternera, unas setas y añadía a unas berenjenas, me empeñé en querer conseguirla yo también.
Este verano, al volver de Granada, pasé por dos tiendas chino-indú de S/C, y me dejé conquistar por un botellón enorme de esa salsa y otras cositas más.
Por ahora no me canso de probarla. Hoy creo que tocará con las berenjenas que me regalaron ayer. Pero antes ya lo hice con pescado y con verduras (ya lo subiré). El método a seguir es más o menos el mismo, variando la sazón según el caso y el gusto.
No me atrevo a dar consejos más que observar y leer a los expertos, yo sólo añadiría a lo que pueda decir Alex, que mucho ojo a la sal, porque ¡¡la de ostras se las trae!!

PESCADO (VERDURA) EN SALSA DE OSTRAS

INGREDIENTES:
Filete de pescado (abadejo en este caso)
Setas
Pimiento verde y rojo
Cebolla
Ajo, aceite y jengibre
Salsa de ostras
Salsa de soja
Vino blanco
Azúcar moreno
Agua o caldo
Pizca de maicena
Sésamo

Partido el pescado en tacos, rebozado en sésamo le doy un frito en poco aceite -prácticamente a la plancha- y muy rápido. El sésamo se desparrama bastante, pero aún así algo se mantiene. Reservo.
En un wok o sartén, rehogo a fuego fuerte ajo picado muy menudo y jengibre, y voy añadiendo sucesivamente: setas, trozos de pimiento verde, otros trozos de rojo y cebolla que tendré previamente troceadas.
En una tacita, tendré ya mezclado los líquidos de la salsa: chorretón de salsa de ostras, de soja clara, poquito vino blanco, agua o caldo donde habré disuelto una pizca de maicena y otra de azúcar moreno.
A la verdura, le sumaré los tacos de pescado reservado, y el tazón con los líquidos. Un toque de calor, que haga chupchupchup acelerado y listo.

7 comentarios:

Juan dijo...

Adormidera, este pescado tiene un aspecto de fábula. He leído los ingredientes y hay unos cuantos que no he utilizado nunca; uno de ellos el jengibre. Lo he visto pero jamás me he preocupado de tenerlo, no se ni a lo que sabe, algo he oído, pero no probado, igual me pasa con la salsa de soja. Son productos que no utilizo pero veo que deben estar muy buenos. Tendré que meditar y emplearlos en alguna ocasión.
Saludos

Guru Masala dijo...

Hola guapa,

soy Alex. Gracias por tu ternura al citarme.

Que rica receta!

Besazos fuertes,

hasta pronto,

Alex

Adormidera dijo...

Juan, el jengibre sabe ligeramente alimonado. Yo lo uso para estas cosas y para los bizcochos también va bien. Se de alguien que por mi capricho probó tb a hacer una especie de confitura para combinar con quesos. Es cosa de ir probando.
No me gusta reemplazar los sabores de siempre, estos nuevos simplemente aumentan y enriquecen el repertorio.
La soja? uhmmm.. eso ya es más habitual. Unas gotitas en un caldo lo enriquecen y le dan color, un simple rehogado, una tortilla francesa, estos platitos con toque oriental, para aliñar ensaladas junto con aceite (guiño), en fin, y mil usos más para ir descubriendo. Merece la pena. Del jengibre puedes pasar en principio. No resulta tan fundamental para paladares principiantes, no te preocupes.
Un saludito

Adormidera dijo...

Hola, Alex.
Me has dado una sorpresa grande con ese paso de gigante que has tenido que dar desde allá lejos hasta aquí.
Discúlpame por no pedir permiso para mencionarte (coloretes hasta las raíces del pelo), soy pelín confianzuda pero creo que merece la pena viajar un rato contigo. Espero no haber sobrecargado tu mochila.
Otro beso para ti.
Que todo vaya bien.

Marhya dijo...

Qué bueno!!!
Aquí encontrar cosas como la salsa de ostras, tarea (casi) imposible. Es lo que tienen los pusblos pequeños y las ciudades pequeñas. Pero ya encontraré el modo y la ocasión.
Mientras, me conformaré con imaginarme su sabor.
Besitos.

picapusa dijo...

Lo de la salsa de ostras me llama poderosamente la atención , voy a intentar encontrarla y te haré caso.

Tus fotos , adormidera, nunca te he dicho nada y lo lamento, son espectaculares.

besos

Adormidera dijo...

Marhya, Picaniña,
qué me van a decir a mí de cosas que no se encuentran en los sitios chicos.
Lo único es la suerte en este caso de pasar con cierta frecuencia por Tenerife,que aunque no he visitado jamás centros comerciales ni cortes extranjeras, sí que conocía que tanto en el mercado como en estas tiendas para la población indú y china se encuentran curiosidades.
En los supermercados de aquí nos vamos más a la población norte europea y sudamericana, y por ese lado se pueden encontrar otras cosas.
Así mi mesa a veces parece una cocina de tierra de nadie. Con la única exigencia de no olvidar de donde proviene cada influencia, y que todo lo fresco y la mayoría del resto sea de producción isleña para dar de comer a mi gente.

En cuanto a las salsas, lo que me llama la atención son los precios. Son productos auténticos importados y a unos precios super económicos.

Marhya, haz como yo, que voy llenando una lista con especias o cosas que quiero conseguir, y cuando me desplazo o algún alma caritativa va al mercado de especias, me hago la "encontradiza".

Un besote a ambas, y si van a probar, no olviden mirar las proporciones que indica Alex, no hagan como yo, chorrito, chorretón, pizca y puñado... que eso sólo se puede hacer con un mayor o una inconsciente al lado. jajajaja