26 diciembre 2008

DESPUÉS DEL TEMPORAL (Nochebuena)




Pues decían que llegó el invierno. Con el ajetreo ni me dio tiempo a pensarlo. Sin embargo este 24 estábamos en alerta roja por temporal, y a mí sólo me había llegado el rumor lejano tan abducida estaba por otras cosas. El teléfono no dejó de sonar avisando de fallos. Pero yo, erre que erre, limpiando, colocando, ultimando, asando, seguía despistada a lo que se avecinaba en el exterior.
A media mañana empezó a lloviznar. A medio día, el concierto de truenos completó los villancicos que me había puesto para amenizar. Pasaron por casa un par de personas a dejar algún regalo y alguna aportación a la cena de la noche. Decían, me pareció entender, que estaba el tiempo malo al otro lado de la Cumbre. Pero yo seguía en mis propias nubes, centrada en la labor y en mis sensaciones atronadoras.
Por la tarde me aconsejaron pusiera el horno a funcionar, no fuera a ser que lo intentara en el último momento, y nos quedáramos sin tener que cenar. Como aquí hay fogones de gas, que al menos diera tiempo para pelar papas y freír, y buscar un huevo para cada cual, jajajajaja.
Ante los avisos de averías de CT, busqué velas por toda la casa, tenlas a mano, me decían.

Para desplazarme de una planta a otra, tenía que esperar que dejara de llover. Permanecía atenta al ritmo de la lluvia, así pude hacerme con su forma de actuar, predecir por las varicaciones del sonido, cuándo iba a escampar, cuándo sólo era un impás. Creo que esas horas nos llegamos a hacer amigas la lluvia y yo.
A las ocho, ya todo estaba casi listo. Momento de darse una ducha, ponerse ropa limpia, y bajar a recibir los invitados.
Con mi música y entretenida en montar algo de embutido y queso para picar, no me percaté de que los aguaceros arreciaban. Me serví un vino, hice algunas fotos, que sabía luego no habría tiempo, piqué de aquí y allá.
De repente... "¡¡¡Adormi, Adormi, dónde estás, cómo bajo, cómo llego, me mojo y no veo el acceso!!!". Jolín, ni que ésto fuera un bunker, grité por la ventana. Tienes que dar la vuelta a la casa, por donde siempre... "es que no veo bien..." "no se puede pasar" "... la carretera parece un río..." Llamo por teléfono al pelotón que estaba ya en la planta alta de la casa: "pero qué hacen que no escuchan que llaman fuera" "indiquen por donde bajar" "enciendan los quinqués" "¡¡¡¡¡hagan señales o algo!!!!"
Finalmente la gente empieza a tocarme en la puerta, y con ellos: el temporal. Calados hasta los huesos, tiritando, "voy a enfermar"... "no tendrás zapatillas, pijamas, algo..." Y yo con la boca abierta. Los zapatos parecían barcas a medio naufragar. Paquetes y más paquetes para la cena. Pon ésto ahí, guarda lo otro. Yo buscando en el cuarto de la colada algo que ponerme para poder salir y ayudar. Aquello era como la arribada de los cayucos en una noche de mar malo.

Afortunadamente encuentro un anorak 3 tallas mayor. Así que puedo subir y bajar escaleras, incluso bajo las alas traer cosas que no se deben mojar, los niños. Me veo con un paraguas enorme que no sé de donde saqué llevando del brazo a los más impedidos. "¿Falta alguien, queda alguien por llegar?" La habitación se convierte en recuento de "víctimas" y balance de daños. Dejo que los que estén mejor, ayuden a los peor parados, bajo ropa y zapatos. Voy a por toallas (por cierto... acabo de recordar que no llegué a bajarlas, jajajajaja) y cuando llego arriba, dentro escucho voces, regalos que colocan bajo el árbol, la puerta de par en par, y la cocina y el pasillo de la casa, inundadas!!!!!!!!

-"¿Pero qué hacen?", "¿no ven que entraba el agua a valdes?" Corriendo, corriendo, el armario tirado al suelo buscando toallas y toallas para empapar. Uf!
Jolín, me acuerdo y me estreso. Hago un punto y aparte respiro.

.....................................

La cosa fue que la amenaza se cumplió. LLovió y llovió a mares. La pista y el acceso habitual al Cuarto Verde se hizo como el Charco del Retiro. Y para cruzar del aparcamiento hasta aquí, aparte de con la lluvia que caía que ya lo hacía complicado, había que hacerlo en zancos para evitar el palmo de agua que llevaba la carretera.
¡¡Y yo sin enterarme!!
jajajajajajjaja, Debería haber tenido un plan de acceso y evacuación alternativos. Tener preparada alguna sombrilla hiperfamiliar. Zapatillas calentitas para todos... no sé. A los bomberos con escaleras para facilitar la labor. ¡Qué noche, por dios, qué noche!
Sin embargo, y a pesar del estrés que menciono, me sonrío y casi suelto una lagrimita. Por eso y , a la vez, a su pesar, fue una noche especial. Por algo era Navidad.
Ahora toca respirar profundo y pedir disculpas si en algún momento y por los nervios, dije algún comentario (con razón jajajajajaja) chinchoso.

La cena.
PICAR: Embutido, Queso y uvas, Pastel de verduras, jamón con huevo hilado.
Aportaciones ajenas: Ensalada de frutas y ...(que ya subiré de lo rica que estaba), brazo gitano de palitos, tartaletas de ensaladilla y langostinos.
SOPA DE PICADILLO canaria (explicaré como la hago yo)
POLLO asado al coñac y PATA asada (la subiré, la subiré)
GUARNICIONES Y SALSAS: Papas nuevas cocinadas (de la cosecha de uno de mis hermanos) Salsa de champis y vino (aportación del otro) Chutney de melocotón (de mis conservas del año pasado)
Al final... BIENMESABE, PRÍNCIPE ALBERTO y TRUCHAS DE BONIATO, un regalo.
Queda comida para tres días. Y yo ya con ganas de desayunar, comer y cenar lechugas nada más. Y eso que en la mesa apenas comí ensalada, perooooo, jajajajja, antes y después fue una bacanal.


7 comentarios:

mesilda dijo...

La mesa ha quedado de lujo con sus velas tan acogedor, y la cena de rechupete,espero que lo pasarais bien despues de tanta lluvia aqui solo llega el frio, pero el dia de navidad
hizo un sol de categoria y comimos al aire libre hay que aprovechar porque llega la nieve.
Un besset.

Juan dijo...

Hola Adormidera. Leyendo tu entrada, tu casa más parece un barco en alta mar en plena tormenta que una casa asentada en tierra firme. Cuentas con tanto realismo la cantidad de agua que debió caer, que hasta aquí ha llegado y no te lo creerás pero estoy empapado jj, es broma. Bromas aparte, Adormidera, la mesa que has preparado es un lujo, denota el cariño con que la has adornado. La cena que preparaste, estupenda, como no podía ser menos en tan maravillosa cocinera. Tus invitados, seguro que la disfrutaron, y con tan excelente anfitriona, que no olvidó ningún detalle, toda la cena debió ser muy agradable. Me alegro que lo pasarais muy bien, ya que hasta la lluvia no quiso perderse tu compañía.
Ten previsto para Nochevieja alguna zodiac porque también han dicho que lloverá mucho por esa zona.
Y por si no hay otra ocasión, te deseo un feliz fin de año y un 2009 lleno de dicha y felicidad para ti y los tuyos.
Un cordial saludo.

Adormidera dijo...

MESILDA, aquí tuvimos también sol el día de Navidad, pero con tanta humedad, difícil disfrutarlo a esta altitud.
Al nivel del mar, y con más retazos de temporal el sábado, se gozaban de temperaturas 10 grados más altas que días atrás. Al sol y sin brisa: 26 graditos que hacían sudar. A la sombra o donde corría el aire, otra vez tocaba ponerse el suéter.
La mesa acogedora sí, de lujo no. jajajajjaja, supongo que un poco como yo, que con el lujo me siento incómoda porque no sabría cómo actuar.
Besotes

JUANILLO, ¡¡cámbiate los calcetines que me pillas un catarro!!
Si te digo la verdad, anfitriona dejo de ser en el momento que llega la gente. Afortunadamente mis hermanos (los chicos) se remangan las camisas y se convierten en organizadores y camareros improvisados. Guisan los langostinos, que a mí los bichos me dan cosita, atienden a los pequeños, están pendientes que en mis idas y venidas a nadie le falte nada. En fin, luego ya todos son arte y parte.
Para Nochevieja aún queda decidir plan, pero estoy mirando unas botas de agua para la ocasión jajajaja
Un besote grande y feliz navidad
jajajjaja, nooooo, que eso ya pasó, dios, cómo me gusta a mí lo de la feliz navidad. Que nooo, que no... que digo que ¡¡Feliz Año Nuevo!!

tanci dijo...

Querida Adormidera: la experiencia fue de lo más natural, aunque veo que no faltó la calidez del ambiente. Algo necesario y fundamental en todo tipo de encuentro y de festejos. Ya me hubiera gustado a mi haber participado de ese chapoteo y de un entra y sale. La mesa se ve entrañable, y ya sabemos que lo entrañable es lo que perdura. Que seas feliz también para este nuevo año que se nos aproxima inexorblemente. Salud y buena mesa ;-)

picapusa dijo...

Por dios, por dios , que estres , me he puesto nerviosa y todo, no quiero ni pensarlo, y después de leerte miro las fotos y me dan una paz,
Eres única, me has hecho vivir tu nochebuena.
Espero que todo acabase bien y tan sólo sea una anécdota sin más .

Te deseo ahora feliz año nuevo!!!!,

un besote grande

Marhya dijo...

¡Menuda aventura!!! Esta va a ser una de esas noches para recordar, para contar año tras año, para repetirse "Te acuerdas de aquella Nochebuena en que....????"
Bueno, de la comida decirte que todo tiene una pinta estupenda pero sin desmerecer al resto me quedo con el pastel de verdura que se ve genial. Un beso muy grande!! Espero que la Nochevieja sea más tranquila.

martuki dijo...

Hola guapa!, estoy maravillada con la foto de la mesa y las velas junto a la ventana, qué no daría yo por verte en el momento de la foto por un agujerito , de be ser precioso!!!, de la comida que decirte??, que tine todo una pinta deliciosa y el pastel de verduras lo hice hace algun tiempo y se me quedó poco cuajado, total que de sabor estaba bueno, muy rico pero de aspecto, en fín jejejjee...me encnata venir a verte y comprobar que sigues siempre siendo tan ... tu misma!!tan autentica!!un beso