06 febrero 2009

DESDE EL SILENCIO (Bacalao, tomillo y coñac)

(de lo más bonito que he escuchado últimamente. Como siempre, mejor pinchar con botón derecho del ratón. Maby, siento no puedas escucharlo)

Me reconozco totalmente negada para entresacar textos que puedan resumir lo que quiero decir. Por la red corren muchísimos ejemplos de retazos de vidas, libros y sentimientos que la gente es capaz de recortar y aplicar a sus propios momentos. Pero yo no. No sé. Se me olvidan en el mismo sitio donde los vi una vez y luego soy incapaz de llegar.
Y hay tal marabunta en mi cabeza a veces que me cuesta sacar en limpio y sobre todo transmitir.
Por eso hoy traigo estas imágenes que dicen que valen más que las palabras. No lo tengo claro. Ese dicho está muy bien, pero a ver quién es el guapo y, sobre todo, buen fotógrafo como para captar lo que quiere en cada foto. Y quién el listo que de esas instantaneas es capaz de extraer un mensaje.
Quizá los mensajes serán diversos según cada uno que decida mirar por el objetivo, y por cada uno que se enfrente luego a esas fotografías.
Bien. Hace dos tardes me encontraba por trabajo en Fuencaliente, pero... resumiendo y tomando prestada la estructura del libro que leo "Aprendiza de chamán" (tranquilos, no soy yo la aprendiz):
Exterior: la Caleta, Sur de la isla de la Palma, horas grises de casi puesta de sol, menos de 1o grados y viento a rachas, zona volcánica con fortísima pendiente hasta el mar, casas dispersas.
Interior (el mío): Enfurruñado. Había quedado atrapada en un alto con un acceso casi en vertical y aparte de tener vértigo, o la sensación, tengo pavor a resbalar, a perder el piso bajo mis pies, a caer rodando. Como no sea con el culo sentado en el suelo, soy incapaz de bajar.
Entre paseos rápidos en lo alto y en un espacio de pocos metros, para intentar mantener el calor y no caer con una bronquitis brutal, observo... Observo el suelo, observo alrededor, me observo, y vuelvo a observar fuera.
Estas fotografías son algunas de las que cogí con una intención parecida pero para distinto complemento indirecto. Y creo, es posible, a lo mejor, espero, quizá, podrían servir para dejar un mensaje hoy a Ana C., sí, tú, la que no tiene la capacidad de escuchar en los silencios (a mí me cuesta horrores también), la que se alegra de cumplir años, por lo tanto supongo que también de cumplir días, la que sopla las velas con fuerza.
Tú, ¿tienes la calma de encontrar algo común en esas fotos?
Porque yo veo belleza, utilidad, supervivencia, ingenio, veo casualidades, naturalidad, fuerza, superación, ganas a pesar de todo, por encima de todo, veo VIDA.
En ese taco bajo la escalera veo VIDA, en la begonia entre el cemento de la pared, veo cabezonería y VIDA, en esa bajada matadora con el pasamanos de tubería de agua veo VIDA.
Desde que se comenzó a hacer reconstrucciones mamarias en mujeres aquejadas de cáncer de mama, el porcentaje de vida ha aumentado en un no sé cuantitos por cien según leí en alguna parte. Y leyéndote a tí no me extraña, con ese coraje desplegado hasta los bichos más puñeteros tienen perdida la batalla. Con la satisfacción con uno mismo suben las defensas y la fuerza.
Pero la satisfacción no está en la perfección.
Estoy convencidísima que lo sabes.
Pero justo es que si puedes, y tienes las narices de intentarlo, tengas tu oportunidad.
Yo sólo quería hoy dejarte algo salado (que te gusta más que el dulce) y explicarte que lo que tú decidas estará bien. Pero como me dijiste el otro día: date tiempo, date calma.
Que te deje respirar. Y cuando ya consigas hacerlo sin dolor y profundamente, entonces será hora de decidir.
Decidas lo que decidas, que sea para tú estar mejor. Aunque, ya ves, nada es perfecto y sin embargo todo sigue su curso y el sol no se para y la belleza está. Y como se te ocurra por eso dejar perdidas tus camisetas ajustadas, ¡te ganarás una reprimenda!
Y de propina, un pescadito.
Yo soy más de verduras pero a veces me apetece pensar en un agasajo que pueda llegar. Y como estos días está todo el mundo contagiado con la dichosa fiesta de los corazones (en febrero me provocan urticaria), con los menús y demás, yo quise recordar un plato deliciosssssssssso aunque el aspecto no le haga justicia al sabor delicado y tierno. Ideal para invitar. Al menos yo me quedaría encantada y con un arroz con leche y agua de azar, hasta rendida. Por supuesto el acompañamiento se puede variar, pero me quedaban estas papitas menudas desde el verano, y quise aprovechar para arrugarlas.
BACALAO, TOMILLO Y COÑAC
INGREDIENTES:
- Lomo de bacalao (es del congelado. Yo nunca tuve claro si viene o no desalado, para mi gusto es necesario remojar igualmente unas cuantas horas en buena cantidad de agua, pero advierto que a mí me gusta el pescado muy suave)
- 1 cebolla medianita
- Ramas de tomillo
- Oliva
- Coñac
- Caldo

El proceso, como no podía ser de otra manera viniendo de mi parte, super sencillo:
Una vez bien escurrido el bacalao, enharinar ligerísimamente y dar un golpe de fritura en una sartén con poco aceite. El que reste será el que nos valga para hacer todo el plato, así que calcular no nos vaya a quedar una balsa aceitosa y desagradable. Con cubrir escasamente el fondo llega bien.
Reservar el pescado y hacer en el mismo recipiente la cebolla cortada al gusto. Dejar pochar lentamente y que empiece a caramelizar sin quemarse. Eso le dará el toque de color, así que si no se quiere tomar reblanquiño, tener paciencia, a mí me faltó un poquito. A medio hacer, añadirle unas ramas de tomillo, que vaya impregnando su aroma y sabor, y una pizca de sal. Será la única que lleve.
Cuando esté al gusto, devolver el pescado al recipiente. Calentarlo bien todo. Regar con chorrito de coña y flambear. (Yo para no pasarme ni con el chorretón ni con el fuego, pongo lo que creo conveniente en un cucharón, caliento sobre la llama y cuando prenda, teniendo bien caliente el pescado y la cebolla, lo vuelco por encima y dejo que se termine de quemar el alcohol).
Se añade algún caldo al gusto, en mi caso siempre de verdura o de carne. Por supuesto, cuanto más rico esté, mejor quedará la salsa, eso no hay ni que decirlo. Se deja cocinar unos minutos pocos y ya está.

Yo lo sirvo sin ligar la salsa, que ya bastante poderío tiene con las papitas y el rehogado, pero desde luego quedará mucho más presentable si se trabaja la salsa en condiciones.

12 comentarios:

elo-cocina dijo...

Si hay un pscado que me vuelve loco ese es el bacalao, sólo tienes que ver que tengo varias recetas con el de protagonista.
Y cada poco meto una nueva, y cada vez más delicioso.

alinitaxula dijo...

Hola Adormidera, eres un sol , tus palabras de aliento para Ana, las letras y las fotos todo tan cercano y sencillo.... Y la receta ni se diga , se me ha antojado...
besin gordo y abrazo más gordo todavía jeej
alinita

mamen dijo...

Adormidera, siempre me dejas pensando en tus palabras, tienes una forma de expresarlas que hacen pensar, (me repito como el ajo) pero enganchas, igual que ese bacalao con las papas uuuuuh delicioso, un beso

Anónimo dijo...

Hola Adormidera,que pinta tiene el bacalao," genia.A mi niña le gusta el bacalao,al pimpi o en cebollado.Este tu yo lo copio.Un abrazo. De Humita....

Ana dijo...

yo?, yo?, es a mí?, qué qué veo?, pero si siempre era la última en la escuela en interpretar textos y fotos, cómo la vida me ha hecho después tan profundamente analista?
veo que se me escapa lo principal perdida en los detalles de la perfección,
veo que no se puede ir contra Natura, porque si esta se empeña hay Vida hasta encima del hormigón,
veo que para subir no necesito escaleras,
veo que se me da bien el trabajo de mula, porque nunca he ansiado este barrote para agarrarme al subir o bajar,
veo que en el último tramo de este duro camino, en el que tú has aparecido, todo ha valido la pena,
veo y distingo las bofetadas que se me dan con elegancia respecto a las que se me dan con mal gusto,
veo que eres una bruja porque al hablar de mí lo acompañas con bacalao, alimento que me vuelve loca,
gracias Adormidera por subir, a pesar de tu vértigo, tan alto a darme el meneo que necesito, aunque bien pensado tú siempre te mantienes en lo alto, así que no me explico esos vértigos jajajajaj.
Un beso musa
Ana

Calohe dijo...

Hola Adormidera!
hoy entreleo un mensaje de aliento y solidaridad ante el dolor y la lucha...
Te honra renacer de tu propio dolor para compartir el de otr@s...
La receta me encanta: sencilla y sabrosa. Me la apunto en mis libretas.
Buen finde.

Nina Maguid dijo...

Tus palabras son como el pan, verdaderas y para todos. Por eso tu blog huele siempre a casa, a vida.
Iré a ver a Ana, gracias.

Marhya dijo...

Qué buena pinta!

Respecto d elo otro, deciros que hace casi 11 años le operaron a mi madre de un cancer de pecho. Hoy está estupenda. Ella es una mujer de muy buen ánimo, en ese momento aún no había cumplido los 45 y no decalló en ningún momento. El ánimo creo que es muy importante para luchar en los momentos más duros. Y hoy en día el cancer ya no es esa palabra que daba tanto miedo, es una enfermedad que se cura en un porcentaje altíssssimo de casos, como seguro será el tuyo, Ana.
Dentro de 11 años ya casi ni te acordarás de los miedos y la angustia. Seguro.
Muchos besos.

Juan dijo...

Hola Adormidera. Unas fotos muy bonitas, unas palabras llenas de contenido y un bacalao para quitarse el sombreo. Todo en uno. Fabuloso.
Saludos

Adormidera dijo...

Porque seguramente no soy nada de eso que ven ustedes, voy perdiendo por ahí todo. Otra vez le tocó a mi bolsa de scrable con mis cuatro letras.
Hasta que no las encuentre: thanks

salvia dijo...

Hola Adormidera, como siempre preciosas palabras, aliento a una amiga y una receta deliciosa. Como siempre un placer leerte. Besos!!!!

pablogs dijo...

Este bacalao tiene una pinta estupenda.
Me ha recordado la anecdota de un amigo que lo desalaba metiendolo en la cisterna del WC, decía que así no tenía que preocuparse por cambiar el agua que ya se cambiaba sola... ¡Hay gente pa'todo! XDD